viernes, 19 de febrero de 2010

SONATA Y FUGA EN MI SOSTENIDO POR UN LO'KO AMOR

SEÑALES




a Leonel O'Kuinghttons




Los arcanos volvieron hablar


una y otra vez...


presagiando cuidado


El libro de mecánica cuántica


como un abaníco abrió sus sabias páginas
y señaló
misteriosos números ,


cifras telúricas


siderales


manifestándo la reiterada adicción


y el desprecio a las infinitas posibilidades....


La primogénita temerosa
levantó sus velos
danzó alrededor
y suplicó premonitorias palabras




Cupido posó su arco en el pecho
y desde el éter moviendo su cabeza
de ensortijados cabellos la miró con tristeza


El vidente con voz gutural
desde las cavernas mismas del averno
furioso golpéo estrepitosamente el suelo
con su báculo
gritándole una y otra vez :
¡alejate..alejate..aléjate¡


Como un galeón varado miles de años en la playa
que sólo sueña levar anclas y echarse a la mar...
.como un ruiseñor cautivo que alguien abrió la jaula
y huyó a los cielos ....
como una pira inextinguible en el corazón del astro rey...
como un brazo de agua que se funde en la arena del desierto :
¡Así fue su porfía ¡




Arrancó costras
negros crespones
grilletes
máscaras
mordazas
raciocinios¡
y lo volvió amar


¡Quizás traspasó los límites cuando él desplegó
a sus piés jazmines perfumados,
frutos encantados
vistió sus piernas y
piel de caricias
suavidades nuevas
Despiadadamente él"tocó lo intocable
"hablándo por vez primera
de aquel tan íntimo y secreto recuerdo del hijo dormido
Indolente al misterio de su regazo
elaboró bellos poemas
y le llamó Sinead ...


Hizo juramentos
promesas nuevas
con libretos del pasado
envueltos en
cantos de sirenas
Como palomas al viento derramó nuevos te amo
enarbolando extintas banderas
pero
"en lo más secreto del secreto corazón"
ese hombre siempre fue el mismo :
indefectiblemente
infinitamente
el mismo
El que sacaba ases
palabras hermosas y
versos a su antojo
que luego displicente cuando la situación lo ameritaba
y el tedio lo abrumaba
los guardaba
Y al igual que antaño
sin piedad en nombre de sus profanos dioses
sacó su brutal corvo
rasgó en dos,
de raíz su corazón ,
festinó su sangre con otra
y la hizo beber nuevamente
gota
a gota
la amarga cicuta
y esta vez ..
no habrá nadie para sostenerla
nadie para exculparla
¡Nadie¡
solamente esa infinita tristeza
que arrastra su alma ...


*


De mi libro inédito "Sonatas y Fugas" (2009)

2 comentarios:

  1. A propósito de la exposición por hacer, vine a leerte y encontré este poema, hermoso, tan triste, recriminatorio, y me apena, de verdad, todo lo oculto que contiene.

    Bien se dice que la tristeza es el estado necesario para que aflore la inspiración.

    Abrazos, América, y felicitaciones por tus proyectos.

    ResponderEliminar
  2. Que triste! Cuanto cuanto ame a ese hombre !
    Que alivio haber sanado y recuperado la libertad del alma!

    ResponderEliminar